Déjanos tu mensaje

NAVIDAD A PRUEBA DE PITAS

NAVIDAD A PRUEBA DE PITAS

La Navidad, con sus decoraciones excesivas y sus machacones villancicos ya está de nuevo aquí…, y ¡¡¡nos encanta!!! Ante nosotros se despliega un mundo de tradiciones típicas, que no podemos dejar de repetir año tras año. Para sobrevivir a todas ellas necesitaremos contar con las mejores aliadas: ¡nuestras Pitas! Estas son algunas de las “pruebas navideñas” que las Pitas te ayudarán superar este año:

-          Soportar los pisotones de las riadas de alegres consumistas que, igual que tú, buscan el regalo perfecto en las calles más comerciales y abarrotadas de cada ciudad.

-          Agacharte, inclinarte y adoptar posturas imposibles para observar desde todos los ángulos ese gigantesco belén de cartón piedra que año tras año va incorporando nuevos personajes. ¿Estoy viendo visiones o aquel pastorcillo de allí es Jon Nieve? No puede ser, se les ha ido la mano…

-          Bailar casi de forma involuntaria pero muy animada al escuchar los primeros acordes de: “Pero mira como beben los peces en el rio, pero mira como beben por ver a Dios nacido…” Reconócelo, no lo puedes evitar, el niño que llevas dentro está deseando salir y cantar villancicos como si no hubiera un mañana.

-          Dejar tus Pitas a buen recaudo mientras haces piruetas, cual Javier Fernández, sobre la pista de hielo. Volver a ponértelas tras patinar devolverá las constantes vitales a tus doloridos y fríos pies y te hará creer de nuevo en la Navidad.

-          Ponerte de puntillas para no perderte ni un detalle de las luces y árboles en engalanan las ciudades en estas fechas. Ten cuidado no te deslumbres, tan solo en Madrid están ya brillando más de 7 millones de lámparas LED.

-          Correr para coger un buen sitio desde donde observar atentamente el reloj de la Puerta del Sol de Madrid (o la torre Agbar en Barcelona o la Torre da Berenguela en Santiago de Compostela…) y no liarte -como todos los años- con los cuartos y las campanadas. ¡No puede ser tan difícil comerse doce uvas!

-          Saltar como si te fuera la vida en ello para conseguir caramelos para ese niño al que acompañas a la Cabalgata de Reyes (¿¿o en realidad te está acompañando él a ti??