• Mantén tus zapatillas de serraje siempre a punto: cuidados y consejos

    Como muchos de vosotros habréis visto ya, nuestro nuevo modelo de Otoño/Invierno, YOKO, está fabricado con exterior de serraje (el serraje es la capa inferior de la piel) y nos gustaría compartir con vosotros algunos consejos sobre cómo cuidar este material y mantener tus YOKO siempre perfectas.

    Lo primero de todo es echar mano del refranero español y aplicarnos el “más vale prevenir que curar”. Por ello, recomendamos encarecidamente usar un protector de ante en tus YOKO antes del primer uso. Así, contribuimos a proteger las zapatillas del polvo y del agua, consiguiendo que luzcan siempre a punto.

    ¡Oh, no, una mancha! ¿Qué hacemos entonces? No te preocupes, tiene solución. Si tus YOKO presentan manchas típicas del uso habitual, intenta esperar a que la mancha se haya secado del todo antes de actuar. Una vez que haya reposado, habría que cepillarla con un cepillo especial para el ante, siempre en la dirección del pelo. Así evitaremos crear ese efecto “brillante” tan poco deseado que surge de los malos cepillados.

    ¿Y si la mancha es de grasa? Es bien sabido que la grasa es el peor enemigo de cualquier tejido. Pero también tenemos la solución para este incidente tan común. Si no has protegido las zapatillas con el spray de ante, prueba a frotar la mancha suavemente con una goma de borrar del colegio (sí, ¡va en serio!) o con borradores especiales para este material. Después, iguala el resto de superficie para que quede uniforme. También puedes probar a aplicar un poco de polvo de talco sobre la mancha y dejar que absorba la grasa. Después sólo tienes que cepillar ¡y listo!

    Por último, te recomendamos que intentes evitar el agua siempre que sea posible ya que suele endurecer el serraje y puede llegar a afecta al color del material.

    Y, ahora que ya sabes cómo cuidar de tus YOKO, ¡¡a caminar!!

  • YOKO, las zapatillas de WalkInPitas para este Otoño / Invierno

    En nuestro corral particular, llevábamos meses incubando algo muy especial y nos hace mucha ilusión compartirlo con todos vosotros: nuestro nuevo modelo de invierno, YOKO, ya está aquí y, ¡ha venido para quedarse!

    Durante meses, hemos recibido mensajes de muchos de nuestros clientes que nos pedían a gritos un modelo un poco más abrigadito para poder utilizar en los meses de invierno (la adicción a las Pitas y a sus suelas de colores es un tema serio, amigos) y, como nuestra filosofía se basa en escuchar y complacer a nuestros consumidores, pues nos pusimos manos a la obra.

    Este nuevo modelo es perfecto para los meses más fríos. Además, seguimos apostando por los materiales y acabados de calidad, sin dejar de lado el color: ¿habéis visto sus suelas?. Hemos intentado preservar el estilo de las Pitas al 100% porque, para nosotros, YOKO es un miembro más de la familia que pueda complacer a nuestros fans más frioleros.

    Nuestro modelo de invierno tiene algunas peculiaridades que le hacen muy especial. Actualmente, está disponible en cuatro colores (rosa, taupe, gris, azul) y su exterior está fabricado en serraje. Además, el forro interior es muy mullidito, 100% algodón y cada par de YOKOs incluye dos tipos de cordones: de algodón, para los más clásicos y de cinta grosgrain, para aquellos que quieran sentirse un poco más “classy” pero sin sacrificar la comodidad. Todo ello, sobre una suela de 3 cm de altitud.

    Con todo esto, esperamos que disfrutéis de YOKO tanto como hemos disfrutado nosotros con su diseño y su producción. Esperamos que piséis los charcos de lluvia, que pateéis las hojas caídas de los árboles, que deis un toque de color a los días de nubes grises y, sobre todo, esperamos que os acompañen en mil y una aventuras.

    Porque WalkInPitas va mucho más allá del verano.

  • Hace un día maravilloso para sonreír

    ¿Sabías que en la acción de sonreír intervienen doce músculos de la cara, y que además de reducir los la tensión y ansiedad, fortalece el sistema inmunológico? Cuando somos pequeños, nos reímos una media de 400 veces al día, sin embargo, cuando nos hacemos mayores la cifra baja considerablemente, el día a día y la responsabilidad nos vuelve más gruñones.

    A pesar de ser conscientes de todo lo que se nos viene encima y de la de días que nos quedan por delante hasta las próximas vacaciones, hoy, Día Mundial de la Sonrisa, te vamos a dar muchos motivos para que enseñes más los dientes y sonrías a la vida. No importa lo malo que esté siendo tu día, toma nota: “Al mal tiempo, buena cara”.

    • Saca tiempo para hacer lo que más te gusta. Escucha tu música favorita, a cualquier hora y en cualquier lugar. Vuelve a ir a los lugares en los que te sientes bien. Queda con tus mejores amigos y disfruta del momento.
    • Vuelve a leer tu viejo diario. Te alegrará recordar los acontecimientos y hechos que destacabas en el pasado.
    • Aunque no lo creas, hacer ejercicio produce felicidad, te ayuda a sentirte mejor, porque estimula la producción de endorfinas. ¡Está comprobado científicamente!
    • De vez en cuando, sáltate la dieta y come lo que realmente te apetezca. Aún queda mucho para la próxima “operación bikini”.
    • Establece metas pequeñas y alcanzables para alcanzar tus objetivos y sentirte más seguro de ti mismo.
    • Estrena ropa y calzado. No hay mejor momento que ahora, con el cambio de estación. No hay nada más placentero que ponerte tus Walkinpitas

    Si después de todo esto, no lo tienes claro y sólo sigues pensando que ha llegado el momento de despedirse del buen tiempo, los vestidos de tirantes y los granizados en el parque. Tan sólo nos queda decirte una cosa: ¡Por fin es viernes!, tienes dos días para olvidarte de toda tu rutina. Todo lo malo puede esperar al lunes. ¡Feliz Día Internacional de la Sonrisa! 😉

  • Pasar de zapatos de verano a invierno… ¡ese drama!

    Señoras y señores, lo están gritando por las esquinas y, miren donde miren, verán hojas de mil colores en las copas de los árboles… es verdad: el otoño ya está aquí y, con él, llega el más que temido “cambio de armario”.

    Cuando hablamos de zapatos, el drama puede ser aún peor. En la época otoñal, las temperaturas todavía no se han afianzado y solemos vivir un par de meses de locura, llegando a pasar de 12 a 28 grados en un mismo día. De poco sirve escudriñar tu aplicación de súper-última-generación que te mide desde la humedad hasta las rachas de viento antes de salir de casa, acertar con el modelito es casi imposible. Si, además, sumamos tener que coger el metro o el autobús a la ecuación, apaga y vámonos.

    Nuestros pies vienen de soportar meses de calor, en los que el uso de sandalias y chanclas ha sido nuestro mejor aliado. Además, con las altas temperaturas, los pies se ensanchan, por lo que sufren mucho más el cambio de zapato abierto a cerrado.  Estamos seguros de que no somos los únicos que han tenido que hacer una visita a la farmacia en los últimos días: ¿tiritas, anyone?

    Efectivamente: ampollas y rozaduras también dan la bienvenida al cambio de estación, dispuestas a estorbar al máximo posible. Pero no pasa nada, en Walkinpitas tenemos algunos consejos que pueden ayudarte a combatirlas:

    1. Asegúrate de escoger siempre la talla correcta. Suena obvio, pero mucha gente se “niega” a comprar una talla de más, aunque los zapatos estén aplastándole los dedos de los pies. Este punto es muy importante: estirar zapatos es una tarea muy difícil.
    2. Si sufres de sudoración excesiva, prueba con antitranspirantes. El sudor contribuye a que el roce de los zapatos sea mayor, por lo que es importante reducirlo.
    3. Intenta evitar los calcetines de algodón. Para evitar rozaduras, materiales como la fibra acrílica son tus mejores aliados.
    4. Zapatillas for the win: son mucho más cómodas que los zapatos tradicionales. Si puedes permitirte ir a trabajar en zapatillas, no lo dudes.

    Sea cual sea tu elección de calzado, esperamos que empieces octubre con muy buen pie. ¡Bienvenido, otoño!

  • 3 trucos para volver a la rutina con buen pie

    Estamos seguros de que no somos los únicos a los que septiembre ha pillado un poco desprevenidos tras unas buenas (¡y merecidas!) vacaciones. La vuelta a la rutina, al trabajo y a los madrugones es siempre dura y, por desgracia, todos tenemos que pasar por ello. Para ayudaros a que no os coma la depresión post-vacacional, en Walk In Pitas hemos querido compartir con vosotros 3 trucos que a nosotros nos funcionan, ¡atentos!:

     

    1. Tómate tu tiempo.

    Suena a tópico, pero es verdad: los tiempos no son iguales para todos. Hay gente que necesita tan sólo un par de horas para recuperarse de un viaje largo mientras otros precisan días. Algo que a nosotros nos ha funcionado bastante es intentar volver de vacaciones con un día de margen, en lugar de apurar hasta el último momento. Sabemos que suena duro, pero funciona.

    Además, también te recomendamos intentar reducir el número de citas o grandes eventos durante los primeros días. Si ese proyecto estresante que no te ha dejado dormir puede esperar un par de días, que espere. Ante todo, pase lo que pase, recuerda: inspira, expira.

     

    1. Vuelve a los buenos hábitos

    vida sanaVolver a la rutina tiene sus cosas buenas: es tiempo de retomar buenos propósitos. ¿Te acuerdas de aquella promesa que hiciste, allá por enero, en la que juraste hacer ejercicio un mínimo de 3 veces por semana y comer sano? Bueno, que no cunda el pánico, todavía hay tiempo. Durante las vacaciones, es fácil dejarse llevar (sobre todo si hablamos en términos de dietas) y caer en los excesos. Tómate esta vuelta como la oportunidad perfecta para, poco a poco, centrarte en tu salud: haz una lista de la compra semanal, planea con tiempo tus comidas y no te olvides de dormir. Tu cuerpo también necesita descansar.

    Puedes empezar dando ligeros paseos (si tienes la playa o un parque cerca, ¡mejor!). Para ello, utiliza siempre calzado cómodo: no es por nada, pero en comodidad a nuestras Pitas no las gana nadie.

     

    1. Sorprende a tu “yo del futuro”

    Un truco infalible es adelantarse a los acontecimientos. Antes de irte de vacaciones, intenta dejar organizado un par de planes agradables que te ayuden a “aterrizar” de nuevo en tu vida (una cena tranquila con los amigos, una visita a una exposición, etc.).

    Si lo tuyo son las compras, también puedes dejar algunos de tus objetos de deseo encargados para que los recibas en tu casa justo después de que llegues de vacaciones. Haznos caso, la vuelta te resultará mucho más dulce.

     

    Esperamos que nuestros trucos te ayuden y puedas volver a tu rutina sin morir en el intento, ¡suerte y buenas vibraciones!